TALLER FORMATIVO 5 – Profesores de ETY Viniyoga – El Yogui

El entorno

Calor, a 36 grados en la sombra al atardecer, sin sospechar que nuestro querido Parque Nacional de Doñana estuviera en llamas, el incendio arrasando sin piedad, aquel sábado, 24 de junio. Tragedia enorme.

La psicología del Yoga

La mente, citta

Reflexionamos sobre la mente humana, un embudo, un filtro subjetivo, unas gafas, cuyas lentes están constantemente cambiando de color.…tal vez negro, rojo, o blanco, incluso rosa, dependiendo del significado que demos a los objetos y estímulos que atraen nuestra atención.

La memoria, smirti

La interpretación particular de cualquier experiencia depende de los datos grabados en los recuerdos de las experiencias pasadas. La memoria, nuestro disco duro, ha sido sometida a una programación educativa sociocultural desde nuestra concepción. Influye en nuestra forma de percibir la realidad.

Las tres gunas

La prakriti, la realidad palpable, se compone de tres características o gunas, que antes del Big Bang, permanecían en armonía.

Rajas, la actividad, asociado al color rojo, impulsó las explosiones bioquímicas a lo largo de los trillones de años, facilitando la aparición de los universos, astros, sistemas solares, y de nuestro hogar, el Planeta Tierra.

Tamas, la materia inerte, relacionada con el color negro, necesita a rajas para su movimiento.

Sattva, simbolizado por el color blanco o transparente, contiene lo más bello, pacífico, armónico, amoroso, puro, y nutritivo posible en esta vida material defectuosa.

Todo cambia, parinama vada

Las tres gunas oscilan continuamente, por lo tanto, todo cambia, parinama vada.

El hecho de que la vida cambia, nos brinda la oportunidad de aprender y mejorar, y también de discernir, desde la claridad y la calma de una mente meditativa, el rumbo en el cual nos estamos dirigiendo y llevar a cabo un cambio voluntario y plenamente consciente, capaz de mejorar la salud y el bienestar.

La práctica corporal y respiratoria

El movimiento consciente en el yoga y en la danza

Durante el movimiento consciente, percibimos como la inercia y la pesadez de tamas se reduce naturalmente, gracias a la actividad de rajas. Cuánto más centrados estemos en las sensaciones propioceptivas e interoceptivas del cuerpo y de la respiración, más fácilmente llegamos a disfrutar de una experiencia que contenga sattva.

Distintos pranayamas, distintos efectos energéticos

Practicamos diferentes técnicas de pranayama, la respiración consciente y controlada, experimentando los beneficios del prana del aire puro del campo, aliento vital, nutrición celular, regalo de las plantas y flores que nos honraban con su grata presencia.

Una forma de respirar nos puede aportar un efecto vitalizante, mientras que otro estilo de pranayama nos facilita una vuelta al equilibrio, y una tercera técnica de pranayama es capaz de adentrarnos en una relajación profunda.

Anotamos: Las posturas de yoga influyen en nuestro cuerpo energético de forma similar.

El masaje respiratorio relajante

Colocamos a nuestro alumno en una postura que facilitara un estiramiento muscular sano y una actitud de apertura y receptividad. Aplicamos un masaje relajante al alumno, invitándole a meditar en la fase de la exhalación y del suspense del aire después de exhalar, movimiento que limpia las toxinas del apana.

 

Pedagogía

Las 3 etapas de la secuencia de posturas

La secuencia de Viniyoga, según Claude Maréchal, se compone de la etapa preparatoria, la fase principal, y la tercera parte de la secuencia prepara para la acción final.

Aprendiendo a aprender

Los futuros profesores dirigían las secuencias de asana, pranayama, mudra y dhyana, tomando en cuenta los siguientes conceptos:

–          El lenguaje verbal del profesor

En el momento de dirigir la secuencia de posturas, es de primordial importancia emplear unos términos de fácil comprensión, con una pronunciación clara y una modulación de voz apropiada según el efecto deseado: energizar, equilibrar o relajar a los alumnos.

–          El lenguaje no verbal del profesor

Nuestro lenguaje corporal y facial es aún más importante que el lenguaje verbal. El mensaje no verbal que transmite nuestra fe y confianza en la eficacia del método del yoga, motiva a los participantes a practicar regularmente con atención y bienestar, sthira sukha en asana.

–          El espacio

El o la alumno/a necesita suficiente espacio alrededor de su esterilla para poder respirar profundamente y moverse cómodamente sin ningún obstáculo que lo impida.

Es nuestro deber como profesor motivar al alumno a encontrarse apreciado, a gusto, seguro y apoyado en el espacio de la sala.

En el momento de impartir las pautas de la postura, el profesor se posiciona en un lugar estratégico, con el objetivo de ver, escuchar y comprender, además de ser visto, escuchado y comprendido por todos por igual.

Durante la práctica de cada postura, el profesor se mueve discretamente por la sala, observando a cada uno de sus alumnos, recordando ciertas instrucciones importantes, cuando lo estime necesario.

–          Svatantra, autonomía en la práctica

Paulatinamente vamos enseñando a cada uno a observarse sin enjuiciar, a conectar con la sabiduria de su cuerpo, usando sus apoyos particulares y aplicando las modificaciones adecuadas, según los beneficios deseados de cierta postura.

La filosofía y la psicología del Yoga – Yoga Sutras 1.19 – 1.22, el yogui

La fe, confianza y motivación

La motivación de parte del profesor al alumno es esencial. Estamos aquí para empoderar a nuestros alumnos. En los Yoga Sutras de Patanjali, 1.19 – 1.22, shraddah es la fe y confianza en las herramientas del yoga. Además, shraddah tal vez sea la fe en la fuente de algo más grande que nosotros, capaz de mover montañas.

De la fe, nace la fuerza interior

Gracias a nuestra fe, nace una fuerza interna, virya, que nos dirige en el Camino del Yoga. Según la intensidad de esta fuerza, distinta en cada uno, llegaremos a nuestra meta antes o después.

El yoga se practica según niveles

El Yoga Sutra 1.22 observa el hecho de que el yoga se practica respetando las limitaciones y necesidades de cada alumno en particular. Nos recuerda el aforismo 3.6 que explica la esencia del concepto de Viniyoga:

3.6: tasya bhumishu viniyoga

 

No es la persona que debe adaptarse al yoga, sino el yoga que debe adaptarse a la Persona. T. Krishnamacharya, 1888 – 1989.

Share This