TALLER FORMATIVO 4 – Profesores de ETY Viniyoga – La práctica

El punto de partida

El canto del gallo anunció el amanecer, el sol irradiaba sus rayos anaranjados y la brisa despertaba a miles de diamantes chispeantes que danzaban encima del agua de la piscina.

Centrándonos en la Práctica

Nos enraizamos en la Madre Tierra, en el aquí y ahora, centrándonos en la práctica, abhyasa, la disciplina del yoga que, para ser eficaz, se realiza junto con la actitud de vairagya, el desapego de los frutos de la acción (Yoga Sutra 1.12 – 18), y nos centrábamos en la calidad del disfrute del momento presente.

Enraizándonos en el aquí y ahora

Volvimos a estudiar la importancia del concepto de los apoyos, con distintas herramientas didácticas, tomando conciencia plena de la importancia de empezar a movernos, meru, en la práctica del yoga, anclándonos en los puntos de apoyo, kurma, en contacto con la tierra, sintiendo la firmeza y confianza, estabilidad y equilibrio en los pies y miembros inferiores, y una flexibilidad y fluidez en los muslos, en las nalgas y la zona de la pelvis, promoviendo sthira, atención, y sukha, bienestar, en asana.

Tirumalai Krishnamacharya, 1888 – 1989, padre del yoga actual

El siglo pasado, T. Krishnamacharya logró volver a convertir la práctica de yoga en una actividad popular y valorada. Había sido un estudiante brillante, completando sus estudios universitarios en las 6 darshanas de la india. Había residido por más de siete años en el Monte Kailash, Tibet, en la cueva del maestro yogui, Ramamohan Brahmachari, donde profundizó en el estudio de la práctica del yoga y en la medicina ayurvédica.

La fórmula de Krishnamacharya

La práctica de Krishnamacharya de âsana, prânâyâma, mûdra dhyana, necesita también svatantra, la técnica (tantra) realizada por uno mismo (sva).

Como profesor, exigía la autonomía del practicante en su disciplina física de yoga. Facilitaba a sus alumnos las herramientas necesarias para el desarrollo de su práctica personal, adaptada a las necesidades particulares de cada uno. Estas necesidades, distintas en cada practicante, siempre fluctúan según la constitución, las limitaciones físicas del cuerpo, la etapa de la vida en que uno se encuentra y la vitalidad correspondiente, la ubicación geográfica, la estación del año y el clima, la hora del día, la actividad habitual diaria, la vocación personal etc. Él denominaba estas diferencias bedhas.

Sus años en Mysore

El estilo didáctico de Krishnamacharya iba evolucionando a lo largo de su carrera mientras que se adaptaba a los alumnos que le llegaban a su casa desde lugares cada vez más lejanos. En su etapa más joven, impartía clases a los alumnos de un internado, en elYoga Shala del Marahaja de Mysore, entre los años 30 y 50 del siglo pasado.

El concepto de vinyasa

El maestro desarrollaba los conceptos de vinyasa, vinyasa krama,  el arte y la ciencia de colocar cada segmento corporal de cierta forma, y de realizar las posturas en un orden determinado. Pattabhi Jois, padre del estilo de yoga denominado Asthanga Vinyasa, y BKS Iyengar, fundador inolvidable del estilo Yoga Iyengar, acudían como alumnos en aquellos años cuando Krishnamacharya creaba unos encadenamientos de posturas como el Saludo al Sol, Surya Namaskar.

Foto: Krishnamacharya en el Yoga Shala de Mysore

El significado de viniyoga

En los años 70, la práctica del yoga impartido por Krishnamacharya, junto con su hijo y leal discípulo TVK Desikachar en el Yoga Mandiram de Chennai, se conocía como Viniyoga, cuyo significado se encuentra en el Yoga Sutra 3.6: tasya bhumishu viniyogah – la aplicación del yoga (viniyoga) debe ser practicado según niveles, bhumishu.

Adaptando la práctica con la finalidad de optimizar los beneficios

En la primera secuencia práctica de Claude Maréchal de este fin de semana, nos preparamos para abordar unas posturas viparita, invertidas. Estudiamos posibles modificaciones y apoyos, indicaciones y contraindicaciones, considerando distintas maneras de:

(i)                  abordar la postura principal o corazón

(ii)                prepararnos para realizar esta postura, a corto y a largo plazo

(iii)               compensar

(iv)              prepararnos para la última postura de la secuencia, con la finalidad de optimizar los beneficios y eliminar cualquier posible perjuicio.

En el rol de profesor

Recordábamos que la práctica, abhyasa, se debe realizar con la atención mental canalizada en las sensaciones corporales, propioceptivas e interoceptivas, desapegada de los juicios y perjuicios, especialmente cuando ocupamos el rol de profesor/a. La presencia tan influyente del profesor respeta, aprecia y empodera a los alumnos, a los cuales aplicamos una escucha atenta desde los ojos y el corazón del profesor imparcial y receptivo, curioso y empático.

La comunicación táctil

En el taller formativo realizamos unas tareas en las cuales el poder táctil de unas manos conscientes y atentas sutilmente motivaba a los alumnos/as a movilizar y a abrir las zonas respiratorias de la caja torácica, en preparación para la práctica de esa nueva secuencia de posturas de tipo danda.

Danda, enderezamiento dorsal

La principal acción de esa secuencia era danda, el enderezamiento de la espalda dorsal, y correspondiente apertura de toda la caja torácica como herramienta estimulante y anti-envejecimiento que incrementa la atención plena, sthira, y la energía vital pránica, ayudando a crear un espacio de comodidad y bienestar, sukha, en el lugar del corazón,  y por resultado, en todo el cuerpo, la respiración, los sentidos y la mente (recordamos el término samgati, la experiencia en âsana).

Yoga Sutras de Patanjali, base filosófica y psicológica del Yoga

Los Yoga Sutras son aforismos con un hilo conductor que interrelaciona uno con el otro. El contenido de estos sutras se basa en la los antiguos textos sagrados, los Vedas, sabiduría, vidya, de los arios, que iban llegando al norte de la india, hoy en día Pakistan, desde Persia hace más de 2,500 años.

Cantamos los Yoga Sutras, primero sin traducción, como en  la antigua tradición, disfrutando del poder del sonido, cuyas vibraciones atraviesan el cuerpo de una forma mágica. Pudimos experimentar como la práctica del canto védico facilita la concentración, dharana,desarrollando un estado de meditación, dhyana.

Una práctica regular

Estudiamos la sección de los Yoga Sutras 1.12 – 1.18 en la cual se plantea el tema de la práctica, junto con el desapego. Nos dimos cuenta de la importancia de la regularidad de una práctica personal, inteligentemente adaptada a nuestras necesidades particulares, que nos brinde la oportunidad de llegar a:

Ø  una claridad mental, facilitando la toma de decisiones,

Ø  una quietud interior, que nos crea un espacio bueno, sukha, en la zona del corazón.

NAMASTÉ

Reconozco lo que hay en tí

Me conoces pero no me reconoces.
           Me miras pero no me ves.
           Me oyes pero no me escuchas.
          Sabes que estoy pero no sabes que soy.
         Miras lo que hago y crees saber que hago
         y no ves lo que hago sino lo que crees que hago.

         Quiero que sepas que soy aunque también estoy.

 

         Si me observas desde el silencio
         sin hacer uso de tus creencias.
         Quizás al mirarme me veas
         Quizás al oírme me escuches
         Quizás me conozcas y me reconozcas

         Y entonces nos demos cuenta
         que donde tu estás, yo estoy
         que donde tu vas, yo voy
         que donde tu eres, yo soy
         que somos Uno en la Existencia. 

Así, sin conocerme, me reconoces

porque yo soy en ti, lo que tú en mí 


Namasté

 Poeta: Luz Albor

http://luzalbor.com

FOTO DE KRISHNAMACHARYA Y LOS ALUMNOS DEL YOGA SHALA: http://www.thenewsminute.com/article/remembering-tirumalai-krishnamacharya-indias-first-modern-yoga-guru-45113

VIDEO SOBRE KRISHNAMACHARYA: https://www.youtube.com/watch?v=_Cp8esl7fKM&t=360s

Share This