TALLER FORMATIVO 2 – SHAITHILYA

El fin de semana en Sevilla ha sido lleno de belleza, bendecidos por los alegres cantos de los pájaros y los primeros rayos de sol cálidos que dan la Bienvenida a la primavera.

YS 1.1 ATHA YOGA ANUSASANAM – ahora comenzamos las enseñanzas del Yoga, enraizadas en los sagrados textos védicos.

Celebrábamos el segundo taller formativo que inicia la nueva formación de profesores ETY Viniyoga, llenos de entusiasmo y energía positiva que nos impulsaba hacia una práctica consciente, con sthira y sukha, prayatna y shaithilya, guiados por las herramientas del Yoga, enraizadas en la sabiduría milenaria humana.

Anclados en el aquí y ahora, con plena conciencia del significado sagrado de esos momentos presentes, colaborábamos juntos para describir la magia del momento, con palabras como:
conexión, serenidad, presencia, disfrute, sinceridad, autenticidad, fluidez, desapego, soltura, observar, percibir, sentir, escuchar, firmeza y flexibilidad, atención y bienestar, relajación y autocuración, sol y luna, yug, unión de kaya, el cuerpo, prana, la respiración, indriya, los sentidos y manas, la mente pensante: samgati.

Bañados en la luz del sol sevillano, danzábamos con alegría. Practicábamos asana y pranayama ralentizando los ritmos internos. Disfrutábamos de mover el cuerpo y respiración con fluidez y autenticidad, con atención y placer, explorando cada rincón por dentro de nosotros, descubriendo nuevas sensaciones, nuevas emociones, adentrándonos en una autoescucha de calidad, que nos aporta tanta claridad, calma, serenidad, Paz.

Hablábamos de las bases del Asthanga Yoga, el yoga de los ocho angas o miembros. Charlábamos sobre los yamas, que nos facilitan el desarrollo de la inteligencia interpersonal y las relaciones saludables, la claridad y la calma:

Ahimsa y (no violencia), amar incondicionalmente a todos los seres vivos, sin intención de herir ni en acto, palabra ni pensamiento,

Satya – comunicar la Verdad,

Asteya – (no robar) – honestidad y respeto hacia los derechos, el tiempo, el espacio y las posesiones del otro.

Brahmacharya (celibato) – canalizar la atención en las prioridades, procurando conservar la energía vital hacia dentro, concentrándonos en lo realmente importante.

Aparigraha (no agarrar) – menos es más. Ansiar por tenerlo todo, al final nos lleva a una acumulación de tensión innecesaria.

Llevábamos estas enseñanzas a la vida cotidiana, reflexionando sobre la actividad de la mente en su estado normal de agitación, en contraste con los resultados de una disciplina mental en la cual interiorizamos, retrayendo los sentidos,pratyahara, y creamos un espacio de bienestar, sukha, en el cual disfrutamos de canalizar la mente en una sola dirección, ekatattva.

Actuar con un esfuerzo justo e inteligente, disolviendo las tensiones innecesarias, prayatna y shaithilya, nos lleva hacia dharana, la concentración, en el camino hacia la verdadera dhyana, un estado meditativo en el cual la mente ya no tiene que hacer ningún esfuerzo para dirigir la atención en una sola dirección, llegando fácilmente a la calma y claridad, que abre la puerta a la Paz.

Mencionábamos nuestra necesidad como ser humano de crear un espacio seguro, amable, bondadoso, de aprecio mutuo, un kurma sólido, firme, que inspira confianza.
Comentábamos los beneficios de mirar el mundo con los ojos curiosos del niño inocente, como un testigo imparcial, sin juicios ni perjuicios, como prerrequisito para llegar a Shaithilya, la verdadera relajación, precursor de la meditación profunda y el más alto rango de la evolución espiritual, samadhi.

Shaithilya proviene de shanti, Paz. Crear shaithilya en nuestra práctica y en nuestra vida, es un arte, que necesita ser aprendida. Relajarse es una habilidad que podemos desarrollar con una práctica regular en la cual enchufamos la rama parasimpática del SNA.

Practicamos relajándonos, concentrándonos en soltar, aflojar, distensar, suavizar, alisar, crear espacio bueno, sukha,por dentro, con plena confianza en el método de yoga, reposando en los brazos de la Madre Tierra que nos recoge, nos nutre, nos protege, nos regala este momento de Vida.

El estrés de cada día es el mayor obstáculo, los patrones de pensamiento repetitivos que no nos dejan disfrutar de la magia de un cielo luminoso de primavera, porque hay que hacer otra cosa………..

Hemos practicado varias secuencias de Claude y reflexionado sobre kurma y meru en asana. Hemos observado que los kurma tienen que gozar de la calidad de sthiti, estabilidad, igual que meru necesita gozar de fluidez en la respiración, y fluidez en el cuerpo en movimiento, forjándonos el camino hacia el equilibrio y el bienestar, la claridad y la calma, en otras palabras …Shaithilya.

Share This