DANZA CREATIVA Y MASAJE

Danza Creativa

La danza creativa junto con el yoga facilitan el autoconocimiento del cuerpo, de la respiración y de las emociones.

Danzando, comunicamos desde el lenguaje afectivo corporal no verbal, mucho más importante que las palabras.

La danza creativa fomenta la expresión auténtica de la persona a través del lenguaje corporal, mejorando las relaciones interpersonales con los demás.

La habilidad de improvisar desde la intuición, desarrollada gracias a la danza creativa, motiva la creatividad, el autodesarrollo y el bienestar.

La danza y la práctica del yoga integran cuerpo, respiración, mente, corazón y alma.

Movernos con la música abre un espacio para el auto-escucha y auto-aprendizaje, tan presente en el yoga.

Danzar mejora la inteligencia kinestésica (corporal), esencial en el momento de construir las secuencias de posturas (asanas).

Danzar desarrolla la inteligencia emocional y social, habilidades esenciales en el profesor de yoga.

Danzando, nos fortalece la autoconfianza, tan importante en el momento de impartir las clases de yoga.

Danzar nos humaniza, devolviéndonos la capacidad innata de celebrar cada momento de la Vida.

Masaje

Recibir masajes incrementa el autoconocimiento corporal, necesario en el momento de abordar y enseñar las posturas de yoga.

Masajear establece la escucha empática del otro, habilidad importante del profesor de yoga.

Dar masajes brinda la oportunidad de aprender el arte de cuidar del otro, cualidad humana necesaria en el profesor de yoga.

Aplicar el masaje incrementa la sensibilidad táctil, necesaria para conectar con los alumnos en el momento de corregir las posturas de yoga.

Aprender a recibir masajes facilita la relajación, prerrequisito para la meditación profunda y la evolución espiritual.